Trampilla de plan B

Está bien eso de tener una trampilla a modo de plan B,

por si al final la puerta por la que se quiere salir, no se abre.

Por si un día, el sueño se rompe,

y se vuelve inalcanzable.

Entonces nos iremos por la trampilla,

y allí en el sótano estaremos, al menos, satisfechos,

una copa ebria en una mano,

y la otra sobre el pecho.

Y diremos “menos mal que de este sótano soy el dueño”,

o “no se está tan mal, seguramente la otra puerta no era tan grande,

y todo fuera era simple, plano y pequeño”.

Y estará bien.

Todo estará bien.

El único problema podría ser,

que teniendo una trampilla a modo de plan B,

no se está dispuesto a saltar un precipicio para llegar al otro terraplén,

y hay cosas que sin saltar peligrosas distancias,

nunca se podrán obtener.

.

.

.

Foto de Pixabay en Pexels

Publicado por loquecallanlasplantas

Leo mucho y escribo a veces demasiado, porque sino fuese por la escritura, nada tendría sentido... Escribo para reflexionar y que nos conozcamos más, tú en tu propio viaje interior y yo en el mío, pero unidos por un hermoso lazo en forma de texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: