Trampilla de plan B

Está bien eso de tener una trampilla a modo de plan B, por si al final la puerta por la que se quiere salir, no se abre. Por si un día, el sueño se rompe, y se vuelve inalcanzable. Entonces nos iremos por la trampilla, y allí en el sótano estaremos, al menos, satisfechos, unaSigue leyendo “Trampilla de plan B”