Trampilla de plan B

Está bien eso de tener una trampilla a modo de plan B, por si al final la puerta por la que se quiere salir, no se abre. Por si un día, el sueño se rompe, y se vuelve inalcanzable. Entonces nos iremos por la trampilla, y allí en el sótano estaremos, al menos, satisfechos, unaSigue leyendo “Trampilla de plan B”

Lo que le debemos al ruido

“Siempre me gustó el ruido en las noches solas, el saber de la actividad de alguien, como si la vida pasase irremediable, aunque yo conciliar el sueño no pudiera…” Al principio de mi todo, odiaba sin lugar a dudas el ruido. Ese momento en el que cerraba los ojos y de repente mi inconsciencia seSigue leyendo “Lo que le debemos al ruido”